martes, 18 de febrero de 2014

¡Fotografiando a la Mama Tungurahua!

Texto: Lucas Bustamante (@luksTH)
La ciudad de Baños se encuentra a solo 5 km al norte del Tungurahua. Durante los últimos 15 años de reciente
actividad, sus pobladores han tratado de convivir con el volcán, siendo las erupciones del 2006 y 2010 las más fuertes.

Estaba regresando de una breve visita fotográfica al Cotopaxi cuando me enteré en las noticias que el Tungurahua retomaba su actividad. Creí que eran explosiones habituales y que mantenía su actividad como en los últimos años: ceniza, temblores, bramidos y algunas veces flujos piroclácticos. Pero cuando vi las fotos de las explosiones del 1 y 2 de febrero me quedé sin palabras. —¿Qué hacemos aquí en vez de estar allá?—fue lo primero que pregunté a mis colegas fotógrafos mientras les enseñaba las sorprendentes imágenes.


La primera gran erupción del Tungurahua fue en 1640,
 entrando en una fase de actividad cada 80-100 años a partir de esa fecha.

Cuatro días después estuvimos en las faldas del Tungurahua. Antes del viaje revisamos brevemente la actividad del "Gigante Negro" en las redes sociales y en la página oficial del Instituto Geofísico: parecía que podíamos conseguir buenas tomas si nos ubicábamos en sitios estratégicos. Glenda Giacometti, fotógrafa de El Comercio y gran amiga nos recomendó visitar Ojos del Volcán, la Cruz de Cotaló o La Casa del Árbol. Nos decidimos por la primera opción por ser uno de los puntos más altos y por estar frente a frente del volcán.


Su última erupción fue en 1916 y su actividad finalizó en 1925. Desde 1999
hasta ahora, su actividad ha ido fluctuando con picos de actividad y picos de calma.

No terminamos ni de bajarnos del carro y el Tungurahua nos heló la sangre con un fuerte bramido acompañado de un hongo de ceniza y una explosión considerable de rocas incandescentes. Sin embargo, ni una sola foto: nadie estaba listo todavía. Sacamos un par de fotos decentes mientras la neblina iba y venía, hasta que a la media noche se nubló por completo. No muy contentos guardamos nuestras cosas y empezamos el regreso, pero Jaime planteó la idea de visitar Cotaló, como un "por si acaso".


Tungurahua viene del Quichua Tungur (garganta) y de Rauray (ardor).
El volcán, con 5023 msnm, está ubicado entre la provincia de Chimborazo y Tungurahua.

Justo antes de llegar al lugar, nos instalamos en una curva de un camino secundario que ofrecía una buena vista y el clima estaba bastante despejado, posiblemente porque teníamos otra perspectiva: esta vez desde un ángulo inferior al volcán. A partir de las 3 de la mañana tuvimos nuestro regalo más esperado: cielos totalmente limpios y estrellados, el Tungurahua con una actividad constante y agresiva y, para terminar, la mejor erupción fue al amanecer, con un perfecto contraste de la lava con el cielo azul.


Debido a su constante actividad, el Tungurahua mantiene en permanente alerta a los pobladores de ciudades aledañas,
 pero también una alta demanda turística por cientos de personas de todo el mundo que vienen a ver y fotografiar el volcán.

¡Cumplimos el objetivo! Todos con una cantidad increíble de buenas fotos (aquí publicadas las mejores) a cambio de una larga espera y una noche sin pegar un ojo... suena a un cambio justo.


La nube de ceniza de la erupción del 1-2 de febrero del presente año fue una de las más altas,
alcanzando más de 12 km de altitud, según el Instituto Geofísico.

2 comentarios:

FELIPAO dijo...

Excelentes fotografías!!!

CriticoCox dijo...

Maravillosas e inteligentes fotos!!!! Felicitaciones